3 Bares de Barcelona

Hola sister,

Recuerdo que cuando llegué a vivir a Barcelona y quería salir a tomar algo en un ambiente similar al que yo había vivido hasta entonces, no lo encontré fácilmente. En cambio no tuve ningún problema en aficionarme a los restaurantes que muchos llamábamos entonces “de diseño” y que proponían menús bastante más cuidados de los que yo estaba acostumbrada a probar, y sobre todo, más variados. No hay ninguna duda de que en el norte de España se come estupendamente, y en León no iba a ser menos, pero a mí que me gusta la variedad, me encantó llegar a un sitio en el que podía tener muchas más opciones.

Ya dicen que no hay nada mejor que dejar de tener algo de lo que estás un tanto aburrido para empezar a echarlo de menos. Y como las personas en general somos así, al poco tiempo de estar en esta ciudad empecé a buscar los típicos bares alejados de modernismos donde poder tomar unas raciones sin mayor pretensión y charlar de forma distendida con unos amigos. Esto último para mí era importante y así se lo hacía saber a mi amigo Marcos, que me enseñaba con paciencia la ciudad de vez en cuando.

– “Quiero ir a un sitio donde haya ruido” le decía.
“¿Ruido?” preguntaba dudando.
– “Sí, ruido. Fuera de formalismos, sin mantel, con vasos de los de toda la vida y olor a madera mezclada con vino”.
– “Vale, a ver que encontramos”.

Y me llevó a más de un sitio que cumplía los requisitos pero que ahora después de los años me parece difícil recordar dónde estaban y que incluso podría ser que no hubieran resistido los tiempos difíciles.

bodega quimet barcelona

Pues resulta que hace unos días volví a ver a Marcos, y para recordar viejos tiempos fuimos a uno de estos sitios con solera.  Fíjate que hasta me comentó que tenían unos embutidos que estaban muy buenos, y él que conoce los de León sabe que hablamos de “palabras mayores”. El bar en cuestión se llama Bodega Quimet y nos gustó mucho. Es un local de barrio de toda la vida y conserva todo el sabor de las clásicas bodegas con sus botas de vino en lo alto, sus mesas de madera, los barriles, y una clientela que disfruta de todo esto.

Pues bien, ya se lo dije en su momento y ahora lo dejo por escrito: son embutidos que tienen poco que envidiar a los de nuestra tierra (sólo un poquito). De cocina no tienen muchas opciones pero tampoco les hace mucha falta; por ejemplo la ensalada de tomate “de verdad” (¡increíble pero de verdad!) y el tartar de berenjena que tomamos estaban estupendos. Nos contaron que los dueños anteriores y fundadores del local se jubilaron y traspasaron la bodega con la condición de conservar la decoración, así que espero que la conserve. Sin duda es un sitio al que volveremos.

la cala del vermut

Nos pusimos a recordar alguna que otra bodega tradicional más en la que pudiéramos tomar el clásico vermut matutino en un ambiente distendido y nos acordamos de la Cala del Vermut, una bodeguita pequeña decorada con imágenes de la Costa Brava que está muy cerca de la catedral. Dudo mucho que pudiéramos entrar con el cochecito pero tampoco es el lugar más apropiado para llevar a los peques; por ellos, por nosotros y por el resto de clientes. Fuimos varias veces (A.D.M*), y recuerdo una clientela de toda la vida del barrio tomando su vermut y sus tapas ajenos a los turistas que pasean a pocas calles de allí. Otro sitio a tener en cuenta.

También nos acordamos de la Bodega d’en Rafel, un clásico en el Barrio de San Antoni en el que siempre tienen su vermut a punto junto a unos cuantos platos caseros que ofrecen: las albóndigas, caracoles, unas croquetas buenísimas y más cosas que no hemos tenido la ocasión de probar pero que ya lo haremos. ¡Ah! y todo a un precio que aún podemos pagar…

bodega d'en rafel

Por último, muy en la línea de este tipo de bares, nos recomendaron un sitio en la Barceloneta que se llama Bar La Electricidad, y del que nos contaron que tiene una comida casera excelente y un vermut de grifo que merece la pena probar. Este nos queda pendiente para la próxima visita a este barrio.
Ya te contaré.

*A.D.M= Antes de los mellizos

Foto home: surtdecasa.net

, ,

COMMENTS

  1. Cuatro Líneas 2 julio, 2013 at 12:04 pm #

    Doy fe, como los notarios, de todo lo que dice Sofía. Tomates que saben a tomate y chorizo chorizo. Próxima estación: Bar Electricidad, en el barrio de la Barceloneta. Y aquí el enlace a un blog con interesantes sugerencias:
    http://vermouth-barcelona.blogspot.com.es/

    • Sofía 2 julio, 2013 at 3:37 pm #

      Deseando que llegue la próxima estación!!

Deja un comentario

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestras cookies