Archive | Niños

Sugerencias para hacer con niños que ya no son bebés

Situaciones estresantes (II)

Situaciones estresantes (II)

Hola sister:

No sé si ya te comenté que tenía que llevar a Tortu al oftalmólogo. Nada serio, le llora mucho un ojo y la pediatra quería saber si tenía cerrado el lagrimal. Me dieron hora por la mañana y le dije a Perico que no me acompañara, que me arreglaba bien sola. No habíamos estado antes, pero conozco el edificio y es bastante moderno, así que imaginé que no tendría el problema que a veces surge cuando vamos a algún sitio: los ascensores son muy estrechos.

situacion-absurda-en-ascens

Ya te puedes ir haciendo una idea de lo que pasó…

(Sofía entra en el portal empujando el cochecito. Llama al ascensor, y cuando llega se da cuenta de que las puertas interiores son de las que se abren hacia adentro, no son de las del tipo acordeón. Suelta un taco entre dientes, pequeñito porque Sofía habla bastante bien, y mientras aguanta la puerta con la mano derecha, con las piernas muy abiertas y un poco flexionadas, estira el brazo izquierdo hasta agarrar el manillar y empuja el cochecito hacia el interior del ascensor. No, no entra. El mountain buggy no es muy ancho para ser un cochecito gemelar, pero en este tipo de ascensores no cabe. Problemón. El médico está en el sexto piso. Para Sofía es como si estuviera en el “quinto pino”).

(En el edificio hay portería pero la puerta está cerrada y hay un cartel en el que pone “Vuelvo en seguida, El portero”. Se oye a alguien bajando las escaleras. Una señora con aspecto serio, y según se va acercando, además parece que está enfadada. Aún así, lo intenta: los mellizos suelen enternecer a la gente más “dura”…)

mama-con-bebes

– “Buenos días. Perdone pero tengo un problema. Tengo que subir con los niños al médico y resulta que el cochecito no entra en el ascensor. ¿Sería usted tan amable de ayudarme con uno de ellos y acompañarme hasta el médico? Dejo el carrito aquí al lado de la portería que no creo que moleste”.
– La señora interrumpiéndola: “No puedo, lo siento pero tengo mucha prisa”.
– “Ya… bueno… entiendo…algo se me ocurrirá, no se preocupe”. (mientras Sofía piensa que para prisa la que le ha entrado a ella en perder de vista a semejante insensible…)
En ese momento, otra señora mayor entra en el portal.
– “Disculpe señora, ¿vive usted aquí?”
– “Sí, sí, desde hace veintisiete años. Y me quedé viuda hace dos, para que veas…aquí sola, menos mal que mis hijos me ayudan mucho porque la vida a veces te lo pone difícil, y cuando…”
De repente la señora se fija en el cochecito.
– “¡Si son dos! ¡Pero qué niños más preciosos! ¿Son gemelos?”
“Mellizos”.
– “Pues no se parecen mucho”.
– “No, los mellizos se parecen como pueden parecerse dos hermanos, ¿podría hacerme un favor? El carrito no cabe en el ascensor y tengo que subir con los niños al médico. ¿Le importaría quedarse un momentito con ellos mientras subo a pedir que alguien me ayude?”
“Claro hija, claro. Y, ¿quién es mayor de los dos?”
– “La niña”.
– “Ya me parecía”.
– “Bueno, nació quince minutos antes…”
– “Pero se le nota. Se ve más espabilada. Seguro que habla más que su hermanito”.
– “En realidad no, el niño se ha lanzado a hablar antes. Pues no tardo nada, subir y bajar con alguien que me pueda ayudar”.
“Tranquila, tranquila, que yo me quedo con los gemelitos”.

mama-de-gemelos-mellizos

(Sube al sexto piso y explica lo que pasa a la recepcionista que muy amablemente se ofrece a bajar con ella para ayudarle con los niños)

– Recepcionista: “¿Y con quien se han quedado los bebés?”
– “Con una vecina. Una mujer que lleva un sombrerito muy gracioso”.
– “¿Pilar? No iría sola, porque desde que enviudó se le ha ido un poco la cabeza a la pobre y sus hijos la tienen muy vigilada“.

(Mientras ve en el indicador del ascensor que ya van por el segundo piso, Sofía nota que se le ha secado la boca. Cuando llegan a la planta baja, no puede evitar abrir la puerta de forma violenta. Ante ella, el portal vacío. Durante un par de segundos, se le contrae el estómago y nota un cosquilleo en la zona de la nuca y la sensación de que se le ha parado el corazón. Desde su derecha oye los balbuceos característicos de Tortu)

– “¡Ya está aquí mamá! exclama Pilar. De maravilla, se han portado de maravilla. En cuanto has subido ha llegado Antonio y hemos entrado en la portería para que puedas dejar el cochecito. Tan pequeñitos y tan espabilados, pero cómo se nota que el niño nació antes, tengo cinco hijos y nueve nietos y esas cosas no se me escapan”.

– (Sofía recuperando el aliento) “Gracias por cuidarlos señora”.

(Con ayuda de la recepcionista y con los niños en brazos suben al sexto piso. La madre de un niño más mayor que ya anda se ofrece a quedarse con Chinita mientras Sofía se queda con Tortu en brazos y va al mostrador)

“Teníamos hora con la Doctora Enríquez a las 10. Con el lío del ascensor nos hemos retrasado un poco”.
– “¿La doctora Enríquez? Hoy no pasa consulta. Está los miércoles y los viernes. Déjeme que mire la agenda… Sí, Tortu tiene hora con ella mañana a las 10″.
“¿Cómo mañana? Pero si teníamos hora el día 4, lo tengo en mi agenda. Mire, se lo enseño”.
– “Me temo que hoy es día 3”.
– “Buufff, no me diga… ¿Y no me puede atender otro doctor?“.
– “Solo hay un traumatólogo y un urólogo. Ya lo siento”.
“No, si ha sido culpa mía. Mañana volveré. ¿Puede alguien ayudarme a bajar a los niños?”

Fotos de: emilienco.com, colourbox.com, zazzle.com y 4showers.com

Continue Reading 2

Intercambio de ropa infantil

Intercambio de ropa infantil

Hola sister,

¿Te acuerdas de cuando comentamos que la ropa de los niños se quedaba pequeña demasiado rápido? Pues he encontrado un par de opciones que pueden ser interesantes. Sí, ya ves, todo lo encuentro a pares…

trastus2

Te cuento: La primera opción, se trata de una página web que se llama Trastus y que se dedican al intercambio de ropa infantil de segunda mano. He estado viendo cómo funcionan, y es un concepto un poco diferente al que habíamos visto con Percentil. Creo que puede ser de utilidad para muchas familias que no saben qué hacer con ropa que ya no les vale a sus hijos, o para aquellas que necesitan ahorrar en este tema. En su web explican los pasos a seguir, y por lo que veo, al tratarse de un intercambio de ropa entre familias, el precio que están cobrando, lo emplean para cubrir los gastos de envío y transporte básicamente.

grownies

Voy a probar pidiendo una caja que me ha parecido que me puede encajar para Tortu y Chinita, porque no te lo tomes como una medida de presión, pero ya se me está acabando la que me pasaste para estos dos peques

La segunda opción, es otra web que tiene un funcionamiento muy similar a la primera, y que se llama Grownies. Esta web, además de ofrecer este intercambio de ropa infantil, tiene un apartado que denomina Lote Solidario, con el que se permite enviar ropa a una ONG con fines sociales. La idea es buena, sin duda.

En fin, que cuando me llegue la caja que he pedido, ya te contaré como ha ido la experiencia.

Foto home: crecebebé

Continue Reading 0

Sobrevivir con niños un frío invierno en Chicago

Sobrevivir con niños un frío invierno en Chicago

Hola hermanita,

Mucha gente me pregunta qué hacemos con los niños cuando las temperaturas nos bajan a los -20C, algo bastante normal por aquí en invierno.

Cuando hace tanto frío como esta semana, tener claro que hacer con los peques y no volverse loco, es primordial. Alguna vez ya hemos hablado de lo importante que es tener “miles” de cosas con las que entretenerse en casa, ya que pasamos muchas horas dentro. A pesar de ello, a veces me encuentro a Nene importunando porque no sabe qué hacer. Así que, en más de una ocasión, acabamos poniéndonos los abrigos, guantes, gorros, botas y a veces, los pantalones de nieve, y salimos.

Si hay mucha nieve, pero no hace el aire frío que caracteriza tanto a Chicago (es una de las cosas por las que la denominan la “Windy city” – “Ciudad del viento”), podemos jugar afuera y hacer ángeles en la nieve, muñecos o simplemente buscar huellas de pequeños animales que viven en los alrededores de nuestra casa y que se atreven a salir a buscar comida, como las ardillas o los conejos.

juegos-en-la-nieve-angel

Si decidimos irnos en el coche, siempre es recomendable tener mantas, comida y agua, por si este se quedara parado. Algo también imprescindible con el frío es tener el depósito lleno de gasolina, porque si dejas tu coche en la calle, la aguja del depósito se puede congelar y dejarte sin saber exactamente cuanta gasolina te queda.

Ya con el coche podemos irnos a diferentes sitios:

– Nuestra biblioteca pública. Tienen una sección de niños estupenda, una zona de juegos para la peque y un montón de ordenadores con juegos educativos para Nene.

– Una tienda de libros. Aquí en los Estados Unidos en muchas tiendas de libros tienen espacios ya preparados para los niños para que estos puedan sentarse a leer. En algunas de estas tiendas, a veces, tienen una zona con juguetes o un café, así todos podemos disfrutar a nuestra manera. No necesitas comprar y pasas una buena tarde.

– Un Museo de Niños. En Estados Unidos, hay muchos museos dedicados exclusivamente a los niños, con áreas donde pueden pintar, aprender cosas de ciencia, hacer experimentos, leer, o jugar con agua, algo realmente atractivo para los peques cuando estás muchos meses sin poder ir a una piscina.

– También, en los últimos años, nos han abierto varias ludotecas cerca con cafetería o restaurante, así que en algunas ocasiones, nos juntamos varias mamás para que jueguen nuestros niños y si se tercia comer todos juntos.

ludoteca-jugar-ninos

– Ir a Chicago a alguno de los museos es otra opción, pero si no es durante el fin de semana, la verdad es que una excursión a la ciudad, aunque esté cerca, apetece menos.

Estas son algunas de las opciones que tenemos para sobrevivir el frío con los niños, así que espero que algún invierno te animes y nos visites, que también podemos pasarlo bien a pesar de las bajas temperaturas.

Continue Reading 2

Espero que mis hijos lleguen a ser bilingües

Espero que mis hijos lleguen a ser bilingües

Hola hermanita,

Cuando nos vinimos a vivir aquí mis conocimientos de inglés, a pesar de llevar estudiándolo muchos años, eran más bien escasos. No me atrevía a hablar ni una palabra, así que los primeros meses fueron bastante difíciles. Después de casi diez años en el país, tengo que decir que aunque me gustaría ser bilingüe, no lo soy. Me defiendo, vivo el día día, pero cuando estoy en una situación diferente a mi vida normal me atasco.

ninos-hablando-dos-idiomas

Nene aunque habla inglés y español, tampoco podría afirmar que es bilingüe, ya que aún le queda mucho por aprender. Además, su idioma “social” es el inglés. Aunque nosotros le hablemos siempre en español, después de estar 6 horas en el colegio inmerso en otro idioma, es bastante lógico que venga hablándonos en él. Yo por supuesto que me hago la tonta y le digo que no le entiendo para que me lo diga en español, pero es duro, y a medida que vaya siendo más grande será más difícil.

Cuando Nene empezó a hablar, mezclaba los dos idiomas pero se decantaba más por el inglés en palabras cortas: ball (pelota), car (coche). Las mezclas eran simpáticas, y a veces teníamos que adivinar que era lo que nos quería decir: “jumpar” (de jump y saltar). Poco a poco descubrió las palabras de más de una sílaba en español, y como le gustaba oírse nos decía: “latalila” por lagartija o mariposa…

Lo cierto es que él no tuvo mucho contacto con el inglés hasta que empezó en el colegio con dos años, y aunque allí los primeros meses no se atrevió a decir mucho, ahora habla por los codos. Muchas veces le pillo jugando con sus juguetes en inglés y le digo, “pero háblales en español que ellos saben” y me contesta, “no mamá, estos juguetes son de aquí, sólo hablan inglés”.

Nene aunque ahora lee y escribe en los dos idiomas, otra historia será la gramática y la ortografía española. Ambas cosas le van a ser más difícil de aprender, porque aunque hagamos todos los esfuerzos en casa para enseñarselas, no les dedicará el mismo tiempo que le dedica a su idioma “social”.

Con Nana todo este tema ha sido completamente diferente. Ella desde el primer día ha estado expuesta a los dos idiomas y desde bien pequeña nos dimos cuenta que entendía los dos. Quizás porque ha tenido más gente que la cuida que le habla en inglés; quizás porque su hermano le ha leído siempre los libros en ese idioma; y quizás también porque, al  tener un hermano mayor, éste ha compartido muchas de sus actividades con ella. En su caso, su idioma social aún es el español, ya que la mayoría de su tiempo lo pasa con nosotros.

mantel-ninos-bilingue

Para que nuestros niños sean en un futuro bilingües y no pierdan su español, nosotros les deberemos de seguir siempre hablando y leyendo en español, y hacer todo lo posible para que de una forma u otra estén en contacto con nuestro idioma. Decirles que no les entendemos cuando nos hablan en inglés, no es cosa fácil, pero eso les ayudará a que lo practiquen día a día.

En muchos sitios se puede leer que enseñar a nuestros hijos a hablar en más de un idioma tiene muchos beneficios a largo plazo: más materia gris en el cerebro, lo que ayuda a incrementar el entendimiento de las cosas; mejor comprensión a la hora de leer; mayor facilidad para aprender un tercer idioma (los míos ya empezaron con mandarín); mayores opciones en un futuro mercado laboral; incluso dicen que podría proteger ante algunas enfermedades como el Alzheimer.

Poniendo a un lado todas las ventajas que se hayan podido descubrir sobre el bilingüismo, para mí personalmente, que mis hijos aprendan español es muy importante. Puede que ellos sean americanos por el hecho de haber nacido aquí, pero también son españoles, y nuestro idioma forma parte de nuestra cultura, su cultura, sus raíces.

Fotos: spanglishbaby.com, lingua-world.de y gisd.k12.nm.us

Continue Reading 2

Una reducción de jornada poco conciliadora

Una reducción de jornada poco conciliadora

Hola sister,

Hace unos días, estaba “tuiteando” con dos mujeres sobre la reducción de jornada por cuidado de hijos. Concretamente, una de estas mujeres se quejaba de la crítica que otras realizan a las pocas que se están atreviendo a solicitar un derecho establecido de forma muy clara en la normativa actual.

Que sean mujeres las que realizan esta crítica, no deja de llamarme la atención por muy claro que tenga a estas alturas que existe una rivalidad entre nosotras que provoca situaciones de este tipo. Pero asumiendo esta falta de solidaridad a nivel general, cuando hablamos de crianza de hijos, echo de menos un punto fraternal que nos vendría muy bien a todas.

Además, ¿de qué tipo de mujeres estamos hablando? ¿Señoras que han optado por no tener hijos? ¿Mujeres con grandes ambiciones profesionales incompatibles a priori con la maternidad? ¿Madres que no se han atrevido a solicitar este derecho? Desconozco en qué tipo de perfil se encuadraban aquellas a las que se referían mis “co-tuiteras”, pero recuerdo la expresión que más les molestaba cuando hablaban de ellas: “las que mejor viven”.

mujer-oficina-cochecito

Te pongo al día de cómo se vive esta situación en España. Al menos desde mi experiencia y la de algunas amigas que se ven en situaciones de este tipo y me animan para que te lo explique. Verás que hablo de mujeres, porque aunque el derecho asiste también a los hombres, el número de padres que lo solicitan es mucho menor. Pero esto ya sería otro tema…

Sinceramente, no conozco a ninguna madre que solicite la reducción de jornada y utilice las horas que ha pedido para tumbarse en el sofá en cuanto llega a casa. Me puedo imaginar sin desviarme mucho de la realidad cómo puede ser un día cualquiera en sus vidas. Después de un trabajo en el que se han tenido que organizar para realizar la misma cantidad de tareas que tenían antes de la reducción de jornada en menos tiempo, salen pitando a la guardería o a la casa de los abuelos a recoger al niño o a los niños. Llegan a casa y empiezan con los quehaceres propios de la familia; no hace falta entrar en detalles que todos conocemos. Y después de este día “relajado”, dependiendo del tipo de profesión que tengan estas mujeres, es posible que cuando los peques ya estén recogiditos, saquen su portátil y aún resuelvan algún que otro tema pendiente.

mujer-portail-bebe

A esto que te he descrito muy por encima, aquí lo están llamando “conciliación familiar”. Y yo me parto de risa… Hablando en serio, me indigno… No tanto porque el sistema no funcione en general y muchas mujeres que han solicitado la reducción de jornada tengan que realizar una tarea muy similar, sino la misma, de forma más rápida y más eficaz en menos horas. Por supuesto, y como se establece en la norma, cobrando menos salario. Estas mismas mujeres llegan a su casa, cambian un estrés por otro durante unas horas, y después continúan su jornada laboral con los peques ya acostados. Ya sabemos que el amor por los hijos te da una resistencia que no sabías que tenías.

Mi irritación viene cuando oigo comentarios sobre la buena vida que llevan estas mujeres, la falta de implicación en el proyecto, la ausencia de lealtad, que si no tienen compromiso y no sé cuantas tonterías más… Los que vienen por parte de la empresa me los puedo esperar, por equivocados que puedan estar. Es su papel, su negocio, sus temores, sus apuestas, sus “x” que también comentaré algún día… Pero los que vienen de parte de compañeras, son mucho más duros de encajar.

Si se trata de analizar formas de vida dentro de las organizaciones empresariales, algunas de estas trabajadoras que se permiten el lujo de criticar a este colectivo de madres que según ellas “viven tan bien”, tienen la extraña costumbre de permanecer calentando la silla en la oficina un par de horas más de las que toca. Nunca he sabido muy bien cuál es la finalidad de este tipo de comportamiento; a veces he pensado que se trata de dejarse ver entre los jefecillos, muchos de ellos especialistas también en pasillear a última hora; otras veces he sospechado que no tenían mejor plan para ese día, y en alguna ocasión he creído que se trata de una conducta temerosa relacionada con la posible pérdida del empleo si no realizan horas de presencia por encima de lo que realmente les corresponde. Esto último, es bien triste, y por desgracia, también ocurre. El hecho es que tantas horas por encima del horario establecido sin un objetivo claro, deja muchos momentos libres, y criticar lleva su tiempo

En fin, que ya me he desahogado un poco… Pero ¡cuéntame! Y por ahí, ¿Cómo funciona esta conciliación familiar?

vineta-conciliacion

Fotos post y home: paperblog.com, grupofinsi.com y masola.org

Continue Reading 3

Los niños crecen pero su ropa no

Los niños crecen pero su ropa no

Hola sister,

Lo normal es que los niños vayan creciendo. Lo sé y en casa lo comprobamos cada día con Charly. Y digo “cada día” porque mi sensación en el último año es esa… que cada día es un poquito más alto. Si hacemos el cálculo de la suma de estos poquitos durante los últimos 365 días, pues sí, nos queda ¡un adolescente de casi dos metros! Las escenas que se dan de vez en cuando en casa cuando le pedimos explicaciones sobre algún tema del cole tienen un punto cómico. El nos mira desde arriba mientras se va perdiendo nuestra voz por el camino… Entre este inconveniente, y lo duros de oído que son los chicos a estas edades, pues tengo dudas de que los mensajes le estén llegando, la verdad.

Además, mejor no te explico cómo vamos con el tema de la ropa con él, pero ya te puedes imaginar la cantidad de pantalones piratas que va acumulando… Y con los peques, pues otro tanto de lo mismo. Cuando me pasaste toda la ropa para Tortu y Chinita, me parecía que me iba a evitar compras hasta que cumplieran casi los dos años. Pues me temo que no va a ser así… que la nueva remesa va a tener que estar preparada antes de lo previsto…. ¡Qué pena me da deshacerme de algunas cosas! Unas porque son bonitas, otras porque están realmente como nuevas, y las menos, porque se han quedado sin estrenar. Esto último trato de que no me pase porque sí que me parece que es tirar el dinero literalmente.

ninos-crecen-cuida-espalda-comparacion-pantalones-nenes

Fíjate que comentando este tema el otro día con una amiga, me habló de una web que compra la ropa semi-nueva que les va quedando pequeña a los niños y después la vuelve a vender a muy buen precio. Aquí parece que todos salen beneficiados: los que venden su ropa sacan un dinerito con el que no contaban, y los que la compran, pueden acceder a ropa de marca en buen estado por un valor inferior al que pagarían por la vía convencional. He estado viendo cómo funcionan, aún no he probado el sistema, pero me parece muy interesante. Los creadores son los papás de dos gemelas que se vieron con este mismo “problema” con la ropa y han sido capaces de innovar en la forma de solucionarlo. Ten en cuenta, que en el caso de mellizos todo va ocurriendo a la vez, y muchos no “heredan” entre ellos…

Te paso el enlace por si a alguna amiga tuya le parece de interés. Ya sé que tú lo tienes difícil desde ahí, y a mí siendo egoísta, tampoco me interesa que la pongas a la venta… ¡Con lo bien que me viene!

http://percentil.com/

Foto viñeta y home: cuidatuespalda.es y abuelacebolleta.com

Continue Reading 3
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestras cookies