Tag Archives | diferencias

Curiosidades sobre Estados Unidos

Curiosidades sobre Estados Unidos

Hola hermanita,

Uno de los primeros post que escribí hablaba de las cosas que pueden llegar a sorprender de Estados Unidos para aquellos que vengan de España. Un año más y sigo encontrando cosas que no dejan de pasmarme.

En su momento hablamos de los “drive through”, este sistema que cuando pasas con el coche por una ventanilla puedes pedir comida, sacar dinero o recoger tus medicinas, y aquí en Texas hasta dejar tu ropa en la tintorería. En algunas farmacias y bancos ya no necesitas ni siquiera hablar cara a cara con la persona de la ventanilla, con un interfono les pides lo que quieres y en segunditos te mandan tus cositas al coche en un pequeño ascensor. Así que si un día tienes pocas ganas de hablar pero tienes tus recaditos, te sales con el coche y a base de interfono te solucionas la papeleta. Lo justo para mantener una vida social sana y natural…

ventanilla-medicamentos-farmacia-cuentamesister

Pides tus recetas, pagas y te las mandan

La visita al súper sigue siendo una excursión, con toda la oferta que tiene solo para encontrar lo que necesitas te paseas media tienda y el resto seguro que al final pasas por ella aunque solo sea por cotillear. Así que queda claro, día de súper no necesitas gimnasio, una horita andando sin ningún sofoco te la puedes echar y encima sales con la compra hecha. Eso sí, en mi última “excursión” encontré una gran oferta de productos “sin gluten”, así que en tu próxima visita con los peques tendré la despensa lista con todo lo que necesites para Tortu.

supermercado-sin-gluten-cuentamesister

En el supermercado productos sin gluten, entre ellos para hacer pancakes

Como aquí además las distancias suelen ser de aúpa, y más en Texas, la excursión a la compra ya te la pegas también en el coche, así que ya que vas aprovechas a comprar para la semana y depende de que para el mes. Por esto, muchas neveras de este país ya están preparadas para recibir grandes cantidades de comida y sus puertas para alojar bebidas de gran tamaño.

La leche normalmente se vende fresca, así que lo habitual es comprarla en galones (1 Galón = 3.785 litros). Lo de la leche fresca es realmente curioso, porque aunque encuentras tetrabriks, estos suelen ser caros y su venta suele estar enfocada a otro tipo de público, como aquellos que tienen barcos o para personas que vivan en zonas donde tienen que tener siempre comida empaquetada en caso de huracán u otro tipo de desastre natural parecido.

nevera-leche-galon-cuentamesister

Creo recordar que cuando me visitaste la primera vez, una cosa que te chocó fue el tema de que todo el mundo lleva su vaso de café o bebida por la calle. Socializar alrededor de una mesa de café, la verdad es que se hace poco, así que aquel que quiere café o similar, se lo lleva en su vaso de paseo y tan ricamente.

El otro día vi un video sobre Barcelona vista por los turistas. En él una pareja comentaba lo extraño que les parecía que no les pusieran agua cuando se sentaban a la mesa en un restaurante y que siempre tenían que pedir agua en botella. En Estados Unidos generalmente cuando entras en un restaurante, nada más sentarte te suelen poner un vaso de agua en la mesa, del grifo claro está y con la mitad del mismo lleno de hielo, pero esto hace que no tengas ninguna obligación de pedir bebida si no la quieres. Así que cuando vayas a un restaurante en Estados Unidos y no te pongan el vaso de agua al sentarte, si no quieres ninguna otra bebida no dudes en pedir tap water“, que significa agua del grifo.

Otra cosa que en España no creo que es usual son los menús para niños que en Estados Unidos tienen la gran mayoría de restaurantes. En muchas ocasiones según entras te proporcionan el menú de los peques con su correspondiente cajita de ceras, gratis, y en dicho menú suelen venir dibujos y otras cosas para que los peques coloreen y pasen el rato mientras te llega tu comida. También es habitual que pongan a los niños el agua, o la bebida que les pidas, en vasitos de plástico con tapa y pajita, muy útil para los más pequeños y sobre todo para los papás para que no tengamos que salir cargados aun con más cosas de casa.

cosas-para-ninos-restaurantes-estados-unidos-cuentamesister

Vasitos y entretenimiento gratis para niños en los restaurantes

Y terminando con los restaurantes, una cosa que aún me cuesta aceptar, o comprender, es que en muchos restaurantes nada más servirte la comida casi casi te están dando la cuenta sin que la pidas, algo que personalmente creo que es de mal gusto y que corta una buena tertulia con café después de comer.

Bueno, otro día más, que seguro que se me ocurren muchas otras curiosidades que contarte de este país tan distinto al nuestro.

Continue Reading 2

Las propinas en Estados Unidos no son realmente opcionales

Las propinas en Estados Unidos no son realmente opcionales

Hola hermanita,

Otra gran diferencia cultural entre Estados Unidos y España, son las propinas. Aquí se deja propina por muchos servicios por los cuales en España no estamos habituados a dejarla. Además, las cantidades que se dan como propina en muchas ocasiones en Estados Unidos son también bastante diferentes a las que nosotros damos en España.

Sí que es cierto que no hay un sitio escrito en el que se diga que las propinas son obligatorias, pero es una costumbre social muy arraigada que ayuda a complementar los sueldos mínimos de las personas que proporcionan estos servicios. A mí personalmente, me parece que esto se debería de reconsiderar ya que toda persona merece un sueldo digno por su trabajo y no a expensas del humor de quien vaya a atender ese día.

 cuanto-dar-de-propina

También por este motivo, en muchas ocasiones, y principalmente la gente que trabaja en los restaurantes y bares puede llegar a ser un poco “pesada” con sus atenciones. Y aunque entiendo que su intención no es ser pesados sino atenderte lo mejor posible para que les des una buena propina, a veces llegan a cansar tantos “cuidados”.

Te paso una relación de algunos de los servicios por los cuales se espera que dejes propina en este país y cantidades o porcentajes “aceptados”:

Por cortarse el pelo, darse un masaje, hacerse una manicura y cosas parecidas, lo estándar es dejar entre un 15 y un 20% para la persona que haya realizado el trabajo.

A los taxistas, con un 15% suele ser suficiente, pero depende también de la ciudad en la que te encuentres. Si te ayuda con las maletas, que aunque no lo creas aquí muchos no lo hacen, el señor taxista esperará que le des un par de dólares más por lo menos.

Si pides una pizza, lo habitual es darle al repartidor un par de dólares.

En los hoteles, que por sí ya son bastante caros a mí parecer, se da propina prácticamente a todo el mundo. Al portero, al que te sube las maletas incluso a las señoras de la limpieza. A los primeros, un par de dólares ya estará bien, pero a quien limpia tu habitación lo normal es dejar un sobre el día que dejas el cuarto con unos 3$ por noche que hayas pasado en el hotel. Increíble pero cierto.

vaso-propinas

En los restaurantes y bares,

– Como principal advertencia la propina se calcula del total de la factura sin incluir los impuestos, algo que poca gente sabe, y se suele dejar entre un 15 a un 20% dependiendo de lo satisfecho que estés con el servicio. Si crees que el servicio no ha sido bueno, no creas que te vas a ir de rosillas sin dejar propina, algo que haríamos sin lugar a dudas en España, aquí como norma se les deja un mínimo del 10% de la factura sin incluir los impuestos. Si no dejas propina, lo más seguro es que el gerente del local se acerque a preguntarte cual es el motivo…

– Si quienes estáis comiendo sois un grupo de más de 6 personas, en muchos restaurantes cuando te sirven la factura ya le habrán añadido una propina entre el 18 al 20%, así que te recomiendo revisar la factura al detalle para que no les des propina por partida doble.

– Si es un restaurante en el que no sirven alcohol pero permiten llevar tu propia botella, te van a cobrar una cantidad por descorcharla, flipante ¿no? Realmente esto no se considera como propina, pero es algo que también forma parte de las costumbres de aquí.

En los bares, no importa si es en la barra o en la mesa, se suele dejar también entre un 15% y un 20% de la factura, pero si esta es de poca cantidad, lo normal es que se deje unos 50 centavos por bebida no alcohólica y un mínimo de $1 por una bebida con alcohol.

cafe-propina

– Si tienen ropero, lo habitual es darle $1 de propina a la persona que lo atiende, y si hay aparcacoches, $2 de propina cuando te devuelvan el coche estará bien.

Otra ocasión en la que aquí es casi una obligación dar propina es a final de año a todas aquellas personas que realizan algún servicio habitual para ti, como el cartero, el portero, si alguien te ayuda con la limpieza de la casa, si te cuidan los niños… Se les da lo que nosotros podríamos llamar aguinaldo, aunque aquí suele ser un regalito, unos dulces, una tarjeta regalo y algunas veces también dinero.

Todos estos, y muchos más, son servicios en los que se espera una propina, así que a un español esto le tiene que sorprender, y puede que en algunos casos molestar, pero costumbres son costumbres, y “donde fueres haz lo que vieres”.

Continue Reading 0

El Conejo de Pascua. Easter Bunny

El Conejo de Pascua. Easter Bunny

Hola hermanita,

La Semana Santa ya llegó y con ella, aquí en Estados Unidos y en algunos otros países, el Conejo de Pascua (Easter Bunny). Durante las últimas semanas nuestros escaparates han vuelto a cambiar de color y sabor: ahora toca el color chocolate. En muchos centros comerciales y ayuntamientos tienen un conejo gigante para que los niños se puedan hacer fotos. Y el domingo de resurrección, muchos niños se levantarán y se encontrarán con unas cestas llenas de huevos de chocolate que les traerá el Conejo de Pascua.

easter-bunny-conejo-pascua-tiendas

Si lo piensas bien, ¿qué tiene que ver un conejo, que no sólo pone huevos sino que encima son de chocolate, con la Semana Santa? Pues la verdad, nada. La historia viene de Alemania, donde allá por el siglo XIII adoraban a la diosa Eastre de la fertilidad y de la primavera. El símbolo de esta diosa era un conejo debido a su índice tan alto de reproducción… Hasta el siglo XVII no se público la primera historia en la que se hablaba de un conejo que iba dejando huevos escondidos para los niños en el jardín. Y en Estados Unidos el conejo de Pascua no se empezó a celebrar hasta el siglo XVIII, cuando muchos inmigrantes alemanes llegaron al estado de Pensilvania y con ellos trajeron sus tradiciones.

Llegados estos días, algunas de las manualidades que los niños hacen relacionadas con la Pascua son pintar huevos de colores, dibujar conejos de todos los tamaños e incluso hacer pancakes con las formas de huevos o conejos, algo que probaremos a hacer este fin de semana.

Aquí en los colegios, también muchos ayuntamientos y muchas familias organizan lo que se denomina “la búsqueda del huevo de Pascua” (egg hunting), en la que a lo largo y ancho del jardín esconden huevos con chocolates, otros caramelos e incluso algunos juguetes para que los más pequeños los encuentren. Los niños, y los no tan niños, se lo pasan estupendamente buscando cualquier cosa que puedan encontrar y ponerla en sus cestas.

egg-hunt-busqueda-huevos-pascua

La verdad, es que a pesar que sea una tradición de lo más comercial, los nenes adoran a este conejo y todo lo que les haga feliz, me hace feliz a mí. Algún año te tienes que animar a venir con los peques, les encantará.

Continue Reading 0

Cuando éramos niñas…

Cuando éramos niñas...

Hola hermanita,

Cuando nosotras éramos niñas, la vida era muy diferente a la que viven nuestros niños. Recuerdo pasar horas jugando en la calle sin que nuestros mayores estuvieran encima de nosotros vigilando. Es cierto que no estábamos solos, siempre había algún papa que desde la ventana nos echaba un vistazo de vez en cuando. Jugábamos al escondite, a pillar, a cualquier cosa que se nos pasara por la cabeza. Usábamos más nuestra imaginación, porque era una de las pocas cosas que teníamos para jugar en esos tiempos.

Hoy en día, mis nenes no juegan solos en la calle. Alguno de los hijos de nuestros vecinos lo hace porque nuestro barrio es bastante seguro, pero yo no siento que los míos tengan aún edad para hacerlo, y aunque la tuvieran, seguro que estaríamos con ellos fuera controlando. Aquella libertad que nosotras teníamos ya no existe “gracias” a muchos que han hecho las calles inseguras para los niños.

La televisión que veíamos era, al principio en blanco y negro aunque pronto llegó el color. De aquella sólo teníamos dos canales: la primera y la segunda cadena. Los únicos dibujos que echaban eran por la mañana temprano, antes del cole, y un poco antes de ir a dormir con “vamos a la cama que hay que descansar”. Nosotros teníamos a Marco, Heidi, Vicky el Vickingo, Mazinger Z, La abeja Maya…, dibujos que, en mi opinión, eran más sanos y menos violentos que muchos de los que hoy ofrecen.

abeja-maya-heidi-marco-dibujos-animados

Hoy día, los niños tienen tanto donde elegir en la tele que se vuelven locos queriendo ver todo a la vez. Se saben los personajes de todas sus series de dibujos animados, que son muchos, y puedes comprar desde unos zapatos hasta unas gafas con el “dibujo” de los mismos, algo que fomenta el consumismo más que realmente educar.

La primera vez que vi un ordenador era ya una adolescente. Era un trasto de aquellos gigantes con su pantalla en negro y sus letras verdes. Entenderlo no era tan difícil, pero si se estropeaba tenías que llamar por lo menos a los de la Nasa para que supieran de qué iba. Tampoco teníamos teléfonos móviles o los llamados “smartphones” (teléfonos inteligentes), que lo único que les falta que hagan es ponernos en la cama y arroparnos. En cuanto a los videojuegos, estando ya en el instituto, empezamos a ir jugar a las máquinas de marcianos, pero era un lujo que tampoco podíamos tener todos los días.

maquinas-marcianos

Los niños de hoy, entre las tabletas, los teléfonos inteligentes y los videojuegos, controlan la tecnología de una forma asombrosa. Nena con sus dos años ya sabe ella solita buscar los juegos que le gustan, pasar las fotos y hasta poner videos. Nene, aun no teniendo PlayStation o Wii o nada que se le parezca, cuando se junta con algún amigo que la tiene, domina el aparato rápidamente.

Todo esto, sin hablar de internet. ¿Cómo podíamos vivir en nuestros tiempos sin internet? Pues a base de diccionarios, enciclopedias, periódicos, la biblioteca… Seguro que andábamos más desinformados que lo que estamos hoy día, pero quizás a veces más contentos, ¿no crees? Al menos mis niños siguen yendo a la biblioteca como nosotras hacíamos.

Si hablamos de juguetes, debemos de hablar no sólo de lo diferentes que son ahora, sino también de la cantidad de juguetes que actualmente tienen los niños y que nosotras para nada teníamos. Nuestras muñecas eran de los más normales, una Nancy, unas barriguitas, cuatro vestiditos y disfrutabas toda la tarde. Nuestros hermanos con sus clicks o su pelota iban más contentos que unas castañuelas. Mi Nene, no sería la primera vez que le oigo decir: “me aburro”, con la cantidad de cachivaches que tiene y lo chulos que son. Menos mal que la nena aún está en esa edad en la que se divierte con cualquier cosa.

Y ya por último, aunque seguro que se me quedan mil cosas en el tintero, la música que muchos niños escuchan hoy en día no tiene nada que ver con la que nosotras escuchábamos: Parchís, Enrique y Ana, hasta los Payasos de la tele. Ahora, muchos niños con Justin Bieber, que no le trago, y  Hanna Montana se vuelven locos. Al menos a los míos, de momento como soy yo la que controlo el reproductor de cds, les pongo música de niños, aunque también intento que oigan un poco de todo, así que a Nene le encanta el rock y Nena baila hasta un flamenquito.

Foto: necesitosabatico.blogspot.com

Continue Reading 1

Aventuras en Pekín con nuestros niños

Aventuras en Pekín con nuestros niños

Hola hermanita,

Como sabes, nuestro viaje a China fue una decisión casi de última hora, y aunque no sabíamos muy bien con lo que nos íbamos a encontrar, tengo que decirte que fue una experiencia muy interesante. Al tener sólo quince días y viajar con los niños, decidimos centrar nuestra pequeña aventura en dos ciudades Pekín y Shanghái, y entre medias visitar la Gran Muralla.

La primera impresión de Pekín, a las 2 de la madrugada y después de más de 13 horas de viaje, fue la de estar entrando en Madrid… Increíble pero cierto. Una ciudad moderna, calles anchas, edificios altos… pero claro, con todos los carteles en chino, como nos dejó claro Nene. Esto no significa que toda la ciudad fuera así, como después pudimos comprobar. Pekín tiene más de 20 millones de habitantes, así que vimos un poco de todo.

Nuestra primera salida por la ciudad fue muy agradable, encontramos gente muy amable que en seguida se acercó a “hablar” con nosotros. Fue una pena que nuestro conocimiento de chino no fuera más que hola y adiós y poco más y su inglés fuera casi como nuestro chino, porque realmente no pudimos comunicarnos. Algo que si me quedó claro sobre la gente de este país, es que no se preocupa por el qué dirán. Estuvimos paseando por un parque donde había gente bailando, cantando, haciendo Tai Chi o gimnasia sin importarles quien estuviera mirando.

parque-pekin-china

Es cierto que ir a visitar un país donde conoces a gente que te puede enseñar cosas, es muy diferente a que viajes a tu aire. Nuestros anfitriones (de nuevo, muchas gracias) nos llevaron a comer a un restaurante típico de Pekín a comer “hot pot”, buenísimo. “Hot pot” es un plato típico chino que consiste en una olla de caldo caliente que puede ser picante o no según lo pidas. En el caldo se van poniendo los distintos ingredientes que quieras: carne, pescado, vegetales, fideos… y ahí se cocinan, al estilo fondue, colocada la olla en el centro de la mesa. Cuando les pides fideos, viene un señor con una pieza de masa y la “trabaja” delante de ti girándola de un lado para otro hasta que se convierte en un fideo súper alargado que te pone dentro del caldo. En este restaurante tenían un pequeño cuarto con juguetes y unas niñeras en el cual dejamos a los peques para que jugaran mientras esperábamos a sentarnos en la mesa; los nenes por supuesto estaban encantados. Como anécdota, en muchos restaurantes cuando te sientas a la mesa, lo que tengas colgado de la silla lo cubren con una especie de saco de tela para que no se te manchen tus cosas mientras comes. Este es un video en el que puedes ver como “trabajan” la masa de los fideos:

http://www.youtube.com/watch?v=4YslUXojooA

Una de las cosas que leímos antes de ir a China, fue que no se debe de beber agua del grifo ni comer fruta que no esté pelada. En los lugares en los que nosotros comimos, cuando nos pusieron agua del grifo, esta estaba hervida y te la daban caliente. Fruta, la verdad es que no comimos mucha fuera.

Otra cosa a tener en cuenta de los restaurantes es que los menús suelen estar en chino y muy pocos en inglés, así que debes estar abierto a probar cosas diferentes, porque puede ser que acaben trayendo algo completamente diferente a lo que crees que has pedido.

La mejor forma de moverse por Pekín es el metro. Está nuevo, limpio, es muy barato (menos de 25 centavos de Euro) y muy seguro, aunque no está muy preparado para los cochecitos de niños. Muchas de sus entradas no tienen ascensor o escaleras mecánicas de bajada, aunque sí de subida, así que F tuvo que cargar bastantes veces el cochecito arriba y abajo. Los tickets los venden en unas máquinas que también están en inglés, y antes de poder entrar, tienes que pasar tus cosas por unas cintas de rayos X, así como las de un aeropuerto. A la entrada de los vagones, hay unos revisores que van “animando” a la gente para que vaya entrando y avisan cuando se van a cerrar las puertas. Algo que nos recomendaron fue no ir en metro en horas punta, se pone imposible.

Otra opción para moverse por la ciudad que utilizamos con frecuencia fueron los taxis. También muy limpios y baratos. La bajada de bandera en Pekín es poco más de un Euro. Problema: los taxistas en su gran mayoría no hablan inglés, sólo chino, así que es importante llevar anotado en chino adonde quieres ir, y lo más importante de todo, la dirección a la que tienes que volver. Nosotros cogimos una tarjeta de un hotel cercano con la dirección escrita en chino y fue con ella con la que pudimos explicar a los taxistas que nos llevaron de vuelta a casa. Mucha gente dice que es difícil coger un taxi en Pekín. Excepto en un par de ocasiones, nos resultó bastante fácil.

También se pueden utilizar para ir de un sitio a otro por la ciudad los tuck-tuck, una especie de carro tirado por un señor en una bicicleta. En nuestro caso, al ir con los niños no pudimos montarnos, pero no creas, nos quedamos con las ganas.

tuck-tuck-pekin-china

La primera visita a la China imperial fue a la Ciudad Prohibida. Es impresionante en todos los aspectos. Es el Palacio Imperial más grande del mundo. Es colorida, majestuosa. Algunos de sus edificios han sido reconstruidos varias veces a lo largo de la historia pero siempre siguiendo los parámetros con los cuales fueron construidos, como por ejemplo no usar clavos ni tornillos, sólo juntas de madera para unir cualquier elemento de las edificaciones.

ciudad-prohibida-pekin-china

Tanto para acceder a la Ciudad Prohibida como a la Plaza Tiannamen tuvimos que pasar unos controles policiales. En dichos controles a quien realmente revisaban era a los locales, a los extranjeros prácticamente ni nos miraron.

Fue en la Ciudad Prohibida donde pudimos darnos cuenta de la fascinación que provocan los niños de otras razas a los chinos. Nos pararon más que si fuéramos Angelina Jolie con su prole. Casi a cada paso que dábamos querían hacerle una foto a mis niños o a nosotros. Un poco agobiante tengo que decir, pero al fin y al cabo, estás en un país que no es el tuyo y te adaptas a las circunstancias. Eso sí, si eres del tipo de persona que no te gusta que te toque gente extraña, que se te queden mirando o que te hagan fotos como si fueras un famoso, quizás debes de aprender a decir en chino “no”: 没有(Méiyǒu)

Después visitamos el Palacio de Verano, un lugar hermoso en el que se podía respirar una paz y tranquilidad asombrosa. Quizás era el lago, quizás las vistas tan magnificas de la ciudad, pero realmente un lugar para recordar.

palacio-verano-pekin-china

Pero no nos quedamos ahí. También fuimos al Templo del Cielo, al Templo de los Lamas, al Templo de Confucio y hasta el distrito del Arte 798. Además estuvimos por la zona tradicional china de los Hutongs: callejones pequeños con viviendas bajas y con patios interiores que en su momento fueron el centro activo de la  ciudad. Ahora están empezando a rehabilitar algunos de ellos con tiendas y restaurantes, como el Huton de Nanluoguxiang. También visitamos las zonas de compras por excelencia: Wangfujing muy cerca de la Plaza de Tiannamen y la de Sanlitun. Y como no, no dejamos de ir a un mercadillo tradicional chino, en el que todo se negocia, todo, hasta el precio de la fruta.

detalle-templo-lama-pekin-china

Detalle Templo de los Lamas

Quizás alguien puede pensar que hacer un viaje de este tipo con niños no te va a permitir ver casi nada ni disfrutar. Puede que haya cosas que consideres imprescindibles, como unos baños en condiciones, no como los que te encontrarás por allí, de los turcos con el agujero en el suelo, o cambiadores para bebés. Quizás pienses que debido a la polución es un lugar que no se puede visitar… Nosotros, durante todo el tiempo que estuvimos en Pekín, sólo tuvimos un día nublado por la polución, pero el resto sin problema.

En nuestro caso, el ir con los peques no nos retrasó ni evitó que viéramos todo lo que queríamos ver. Siempre nos acomodamos a las circunstancias y creo que al final pudimos hacer mucho más de lo que en un principio pensamos.

Next stop Shanghai.

anuncio-metro-pekin-china

 

Continue Reading 1

“Básicos” para un recién nacido en los Estados Unidos

“Básicos” para un recién nacido en los Estados Unidos

Hola hermanita,

Cuando Nene nació, quizás por ser el primero, quizás porque vivimos en un país donde puedes encontrar de todo para todo, la idea de estar preparados para su llegada se convirtió en una auténtica locura. La primera vez que fuimos a una tienda para ver qué debíamos comprar, salimos “espantados” literalmente.

Tardamos en volver por lo menos… un par de meses. Pensar en ir a pasear por todos aquellos pasillos llenos de cosas sin saber para que servían la mitad de ellas, me daba ansiedad, más que el embarazo. Para nosotros, lo que realmente necesitaba un bebé, era donde dormir, qué comer, cómo llevarlo de un sitio para otro… Eso es lo que nosotros pensábamos, pero el mercado no te lo pone fácil. Cunas de mil tipos, cochecitos otro tanto…

Cuando ya por fin tuvimos lo que nosotros consideramos básico (cuna, bañera, cochecito, silla para el coche) nos preguntamos ¿y ahora qué? Tengo que agradecer todos los consejos que nuestros amigos nos dieron sobre qué cosas podrían sernos útiles y cuáles hubiesen supuesto tirar el dinero, que hay muchas.

Una de las cosas que nos recomendaron como imprescindible para un recién nacido fue lo que aquí le llaman “swaddle” y a lo que yo le llamo “burrito”, porque el bebé en uno de ellos parece un burrito mexicano. Yo no los había visto nunca y creo que en España no se utilizan. Es una manta en forma de saco y con unos velcros, que se utiliza para envolver a la criatura de tal forma que no pueda mover ni sus brazos ni sus piernas.

bebe-swaddle-burrito

Esto a primera vista puede parecer un suplicio para el pequeño, pero después de usarlo con los nenes… ¡vaya invento! Cuando pones a un recién nacido a dormir, uno de sus primeros instintos es moverse, y como ahora tiene todo el espacio que dentro de la barriga no tenía, pues se asusta y se despierta. El “burrito” le ayuda a estar más relajado y calentito y en el caso de Nene, que tuvo cólicos durante casi tres meses, le ayudó a dormir mejor (y a mí también…).

Cuando te hablaba de las cosas básicas que compramos, una de ellas era la silla para el coche. Quizás en España si vives en la ciudad no hace mucha falta, pero aquí es absolutamente necesaria. Además en los Estados Unidos, muchos hospitales no te dan el alta con tu recién nacido si no la tienes, y no vale capazo, tiene que ser silla para bebés para el coche.

Lo cierto es, que cuando Nene nació (en Halloween, por esto lo del gorrito de calabaza), la angustia del embarazo, la locura de los preparativos, los dolores de parto, todo, absolutamente todo, dejó de preocuparme cuando vi su cara y me lo pusieron en los brazos. Tú lo sabes, a ti te pusieron dos…

nene-gorro-calabaza-halloween

Continue Reading 2

Gemelos o mellizos

Gemelos o mellizos

Hola sister,

¿Son gemelos? Esta es la pregunta que más he oído en el último año cuando voy paseando con los peques. ¿Y cuál ha sido mi respuesta? Pues depende… hay días que digo que sí sin más y pasamos directamente a los siguientes comentarios, y hay días que me siento más didáctica y entonces me oigo a mí misma diciendo: “No, no, son mellizos. Verá usted, yo le explico porque no es lo mismo y depende de si…”. La reacción de la gente en cambio sí que es casi unánime… básicamente les da igual mi explicación… era una pregunta-excusa para socializar un poco.

Esta es una reacción que entiendo perfectamente, porque hasta que me quedé embarazada y nos dieron “el notición”, a mí tampoco me importaba mucho esta diferencia. Pero en cuanto salimos de la consulta del ginecólogo, inmediatamente después de cerrar la boca y poder articular palabra, acordamos investigar el asombroso fenómeno que se estaba desarrollando en mi cuerpo. Permíteme este tono un poquito “sobrenatural”, porque para mí, a pesar de todas las explicaciones científicas que consulté una y otra vez, nunca dejó de parecerme absolutamente mágico.

Recuerdo la explicación que más clara me pareció y que me permitió a su vez ir traspasando la información de forma resumida: “Los gemelos se originan a partir de un mismo óvulo que es fecundado por un espermatozoide, mientras que los mellizos se originan a partir de dos óvulos diferentes y dos espermatozoides. Origen sencillo que posteriormente seguirá su evolución de varias formas”. He encontrado este gráfico que me ha parecido muy completo y sencillo para poder ver las diferentes opciones:

gemelos-copy-mejorada

En nuestro caso, en cuanto supimos el sexo de los bebés (niño y niña), quedó claro que eran mellizos, pero en muchas ocasiones, cuando el sexo es el mismo, no es posible determinar si son gemelos o mellizos si no se realizan pruebas de diagnóstico prenatal, o hasta su nacimiento. Los gemelos son casi idénticos, pero en cambio, los mellizos no tienen por qué parecerse más allá de lo que puedan parecerse dos hermanos. Ya ves, Tortu y Chinita, no solamente no se parecen, si no que son muy diferentes…

Con relación a esta circunstancia, o al simple hecho de que sean niño y niña, ya te contaré otro día la cantidad de comentarios que hemos oído. Algunos son muy graciosos…

 Tortu-Chinita-bebes

 

 

Continue Reading 2

Estados Unidos vs. España

Estados Unidos vs. España

Hola hermanita,

Hoy me gustaría hablar de algunas de las cosas que en mi opinión sorprenden a un español cuando viene a vivir a los Estados Unidos, o por lo menos que a mí me dejaron pasmada cuando me mudé a vivir a este país.

Recuerdo que en uno de los primeros emails que envié a la familia y a los amigos hace algo más de 9 años decía algo así:
“…en este país nada es igual a lo vivido, las casas, la comida, hasta el papel de escribir es distinto, o más pequeño que el A4 o más grande que el folio, incluso las carpetas son de 3 agujeros, no hay ñ, no acentos, etc….”

A esta pequeña lista hecha hace tanto tiempo, podría haberle añadido muchas otras cosas, como el tema de las medidas en libras, las millas, los Fahrenheit o como por ejemplo, los supermercados. Para mí, ir por primera vez al supermercado en este país fue todo un reto. El pasillo de salsas interminable, la sal, de tantos tipos que no supe ni cuál comprar… y el atún, quizás fue debido al poco entendimiento del inglés, pero acabé en casa con un atún en agua en vez de aceite. Tengo que agradecerle a mi amiga María, que cuando supo lo perdida que andaba, me paseó por media ciudad para enseñarme dónde comprar y que comprar. Esa sí que es una buena bienvenida para alguien nuevo en un país. (Gracias María).

pasillo-salsas-supermercado-chicago

Foto perteneciente al Blog Hyde Park Progress

Aquí tu vida te la pasas en el coche, a no ser que vivas en una gran ciudad como Nueva York o Chicago. Yo, aunque vivo cerca de Chicago, estoy a las afueras, así que me muevo en coche a todos los sitios. Así que conduciendo también me he encontrado algunas cosas diferentes, como los semáforos. El semáforo cuando paras tu coche en España está colocado a tu vera, a tu verita como dice la canción. Aquí los tienes justo en la esquina de enfrente. ¿Práctico? Yo creo que sí porque se ve bastante mejor, aunque no creas que a mí al principio me costó acostumbrarme, casi me salto un par de ellos por ir a buscarlo a mi lado. Otra cosa que mucha gente se asombra cuando vas conduciendo son los 4 Stops de un cruce de calles. Cada calle del cruce tiene su Stop y pasa el coche que haya llegado primero. ¿Tú crees que esto funcionaria en España? ¡Ni de chiste!

vista-semaforos-esquina-chicago

Algo muy típico aquí son las ventanillas al exterior para los coches de muchos bancos y farmacias, (como las de los McDonalds). En estas ventanillas tú pasas y puedes pedir tus recetas, sacar tu dinero o simplemente dejarle unos papeles al señor banquero. Todo esto si necesidad de bajarte de tu asiento. Muchos pensarán, ¿Pero no se bajan del coche ni para ir al banco? Si lo piensas bien, nosotros en invierno podemos llegar a tener -20C durante varios meses, y cuando vas con dos niños, la verdad que poder usar la ventanilla y no tener que sacarlos del coche con ese frío no va nada mal.

ventanilla-exterior-banco-vista-cajero-chicago

Una de las cosas que más me asombraron cuando me vine a vivir aquí, fue ver como en muchas bibliotecas y museos, muchos de los que ves allí trabajando son voluntarios. Estas personas donan su tiempo a la comunidad y si no lo hicieran, probablemente esas bibliotecas o museos no estarían funcionando. De la misma forma, en muchos colegios los padres, y muchos otros que simplemente quieren ayudar, trabajan de voluntarios para ayudar a los niños. En algunos casos porque pueden enseñarles cosas de sus profesiones, en otros porque simplemente quieren aportar su granito de arena a la educación de los suyos. En mi caso, cuando llegamos a Chicago, estuve trabajando de voluntaria en una escuela pública ayudando a dos niños de México a superar las barreras del idioma y ponerles al día con sus tareas. Tengo que decir que fue uno de los trabajos más gratificantes que he tenido.

Podría seguirte contando y contando, y lo haré, pero también que tendremos que hablar de todo aquello que asombra a un americano cuando va a España a vivir, pero esto ya será otro día.

Continue Reading 7

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestras cookies