Tag Archives | niños

Cajas de experiencias de Kiddy’s World

Hola sister,

Casi sin darnos cuenta ya estamos de nuevo en plena vorágine navideña y empiezan otra vez a acumularse los eventos de niños y mayores en casa. Entre celebraciones, trabajo y otros imprevistos que van saliendo queda poco tiempo para pararnos un poquito y pensar en esos pequeños y grandes detalles que nos gusta tener con nuestros seres queridos.

Continue reading “Cajas de experiencias de Kiddy’s World” »

Continue Reading 4

Día del Niño en México

Día del Niño en México

Hola hermanita,

El día 30 de abril se celebra el Día del Niño en México, y en San Antonio no sólo por proximidad sino también por toda la gente mexicana que vive en esta ciudad, muchas de sus tradiciones también se celebran. En la escuela de Nana hoy fue un día especial, tuvieron pastel y festejaron que son niños.

Nosotros también nos hemos querido unir a esta tradición porque como dice Nene, también los niños necesitan tener un día para celebrar.

dia-del-nino-san-antonio-cuentamesister

¡FELIZ DIA DEL NIÑO!

 

Fotos: cuentamesister.com y infylatino

Continue Reading 0

De Chicago a San Antonio

De Chicago a San Antonio

Hola hermanita,

Hace poco más de diez años nos vinimos de España con cuatro maletas cargadas de ilusiones y muchos miedos sin saber que íbamos a encontrar. Han sido diez años en los que hemos conocido muchos lugares, hemos vivido muchas experiencias –buenas y no tan buenas– y sobre todo hemos encontrado parte de nuestra familia aquí en otro país, lejos del nuestro.

Tomar la decisión de meter tu vida en tan pequeño espacio y cruzar el mundo no es fácil. Nunca sabes lo que te vas a encontrar y si vas a encajar. No sabes si podrás adaptarte, si te entenderán cuando hables y sobre todo si llegarás a sentirte como en casa alguna vez. Eso no significa que no debas de intentarlo, la vida da muchas vueltas y en muchas ocasiones, la vuelta significa dar el salto hasta donde sea necesario.

Hace unos días volvimos a hacer nuestras cuatro maletas y saltamos. Esta vez el salto no ha sido tan lejos, pero eso no significa que no sea igual de difícil. Quizás ya conocemos el idioma, hasta puede que nos hayamos acostumbrado a la comida…, pero de la misma manera que hicimos hace unos años, nuestras bolsas vienen cargadas de ilusiones con un gran toque de nostalgia. Nostalgia por nuestros amigos, nostalgia por nuestro entorno, nostalgia por lo que dejamos atrás.

vista-desde-puente-chicago-cuentamesister

En este salto, ya no somos dos adultos sin responsabilidades que deciden conocer mundo, ahora parte de nuestro “equipaje” son nuestros niños preciosos que dejan su vida y la única casa que han conocido atrás. Como madre, el bienestar de mis hijos se impone a cualquier otro requerimiento. Y cuando tomas la decisión de ir a vivir a otro lugar, aunque sea a la esquina de tu misma calle, lo primero que piensas es si tus niños estarán bien allí.

En esta nueva aventura, con todo el estrés que ha conllevado llegar a ella, miramos las cosas con unos ojos diferentes, hasta más cautos podría decir. Los niños se adaptan a todo, nos dicen, los adultos no tan fácil, pero la ilusión la tenemos.

Nuestras primeras semanas han sido un poco caóticas. Seguimos sin casa, pero con colegios, lo que sigue demostrando que lo más importante son los niños y que ellos estén bien. La casa la encontraremos y nuestras cosas llegarán. San Antonio es una ciudad agradable. Buen clima, mucha herencia hispana y por lo que hemos podido descubrir mucha fiesta, así que poco a poco iremos encontrando nuestro lugar.

san-antonio-nene-texas-cuentamesister

Continue Reading 3

Art Institute de Chicago

Art Institute de Chicago

Hola hermanita,

El Art Institute de Chicago es uno de los museos de arte que puedes visitar en esta ciudad. No importa que vengas a Chicago sola, acompañada o con tus niños ya que este museo ofrece opciones para todos los gustos.

Para aquellos que visiten Chicago por turismo, probablemente se encuentren en algún hotel del centro de la ciudad, así que podrán ir al museo andando o en metro. Al metro de Chicago se le llama cariñosamente el “L” porque parte del mismo circula por unos raíles elevados (“elevated“). Debido a esto, muchas de las estaciones no están preparadas para subir con sillas de niños o para personas con minusvalías, aunque ya en el centro se puede encontrar alguna que tiene ascensor.

El Art Institute aunque fundado en 1879 como Museo y también como Escuela de Arte, no se estableció hasta unos años después en el edificio en el que está actualmente y que fue construido con motivo de la Exposición Universal de Chicago en 1873. Este edificio ha sido renovado y expandido en varias ocasiones, su última trasformación fue en el 2009 con la inauguración del Ala Moderna, The Modern Wing.

modern-wing-art-institute-cuentamesister

La Modern Wing fue diseñada por Renzo Piano, con líneas rectas y una luminosidad perfecta. Su arquitectura es completamente contrapuesta al museo original, pero encaja a la perfección con el moderno Millennium Park al que se puede acceder desde una sinuosa pasarela situada en el último piso de este edificio.

En este último piso del Ala Moderna del Art Institute hay una terraza con unas vistas espectaculares de la ciudad y que la utilizan como sala de exposición itinerante. A su lado está el restaurante Terzo Piano. La comida de este restaurante quizás es un poco cara, pero creo que las vistas lo merecen y también su hamburguesa de cordero buenísima y sus postres deliciosos. Para poder acceder al restaurante o a la terraza no es necesario pagar la entrada del Museo.

Si visitas el Art Institute con tus niños (los menores de 14 años no pagan) en la entrada te podrán informar de una ruta por el museo preparada especialmente para ellos. Te recomiendo alquilar la guía de audio, porque esta ruta de niños está incluida en la misma y en ella les explican las obras de una forma adecuada para ellos. Además, a menudo organizan cursos y clases especializadas para los peques y tienen un pequeño estudio donde podrán hacer sus propias obras de arte.

family-room-art-institute-chicago-cuentamesister

En un lateral dentro del hall de entrada de la Modern Wing, está la Vitale Family Room. Esta sala es para los niños, con puzles con imágenes de cuadros, juegos varios y también unos ordenadores con actividades basadas en el arte del museo. El acceso a esta sala también es gratis para los adultos.

Durante los años que llevamos viviendo en Chicago hemos visitados el museo en múltiples ocasiones y siempre hay algo nuevo para ver. Por esto, te recomiendo que visites la página web del Art Institute o te descargues la aplicación del mismo, ya que así podrás estar al día de todos sus cambios y lo que esté pasando en cada momento.

En este caso, nos acercamos al Art Institute para ver la exposición “Picasso en Chicago”. Picasso, a pesar de que no visitara nunca Chicago, siempre tuvo una relación muy especial con esta ciudad. Aquí se presentó por primera vez en Estados Unidos una exposición del pintor hace 100 años, y por este motivo el museo para celebrarlo ha organizado esta muestra de más de 250 obras del mismo.

exposicion-picasso-art-institute-chicago-cuentamesister

La muestra incluye pinturas de su época azul, de sus inicios con el cubismo y también de su época rosa. Además, se pueden ver esculturas, grabados, cerámica y dibujos de Picasso. Durante todo el tiempo que dure la exhibición, habrá charlas y otros eventos relacionados con la misma.

cuadro-y-ceramica-picasso-art-institute-chicago-cuentamesister

Los niños se lo pasaron increíble en el Art Institute, en especial en la zona de juegos, pero también en la exposición de Picasso y en la Sala de Asia. Les alquilamos las guías de audio y para ellos fue como una búsqueda del tesoro intentando localizar aquellas pinturas u otras obras de las que hablaran en la guía. Personalmente creo que aprendieron bastante y el hecho de que estuvieran ocupados hizo que ellos y nosotros disfrutáramos más del museo.

sala-arte-oriental-art-institute-chicago-cuentamesister

Algunas fotos: Art Institute

Continue Reading 1

Un paseo por Boston

Un paseo por Boston

Hola hermanita,

Como sabes tú y todos aquellos que vieron las fotos que colgamos en Facebook o Instagram, el fin de semana pasado estuvimos en Boston. Este no era nuestro primer viaje a esta ciudad, así que fue agradable poder pasear sin las prisas de un turista, que lo quiere ver todo. Eso sí, no porque fuéramos relajados dejamos de conocer cosas interesantes.

Boston es historia, arquitectura, museos, restaurantes… lo tiene todo. Pasear por la ciudad es un gusto ya que se puede disfrutar de los muchos contrastes que tiene su arquitectura, con gran cantidad de edificios con sabor que conviven en plena armonía con los modernos rascacielos.

trinity-church-hankock-tower-boston

Ciudad con tradición que se remonta al siglo XVII, lugar donde se fraguó la revolución para conseguir la independencia de Inglaterra y que puede presumir de ser la primera ciudad de Estados Unidos con metro; la primera línea se inauguró en 1897. Un metro que en más de una ocasión sale de la tierra para dejarte ver lo que pasa por tu alrededor. Eso sí, debes saber que si vas a Boston con un cochecito de bebé, muchas de sus estaciones no tienen ascensores ni escaleras mecánicas, así que probablemente tendrás que subirlo y bajarlo más de una vez a pulso.

metro-boston

Boston es un sitio que aunque lo visites muchas veces siempre puedes descubrir cosas nuevas, así que sería imposible plasmar en este pequeño artículo todo lo que se puede ver en un sitio tan increíble como éste. Lo que si te contaré son aquellas cosas que nosotros vimos durante el fin de semana y aquellas que por falta de tiempo habría vuelto a visitar porque merece la pena verlas una y otra vez.

Boston se divide en diferentes barrios, entre ellos la zona centro de negocios, “Financial District, donde se puede visitar el Faneuil Hall. Este edifico histórico en su momento albergó muchas de las reuniones de los independentistas y por eso es llamado “The Cradle of Liberty” (La Cuna de la Libertad). A su lado se encuentra el Quincy Market, una zona comercial donde podrás encontrar una gran variedad de restaurantes, tiendas y un precioso mercado de flores.

También está el barrio de Beacon Hill, famoso entre otras cosas por el Boston Common, el parque público más antiguo de Estados Unidos. Por este parque estuvimos paseando con los niños, donde además de poder correr y bailar, ya que nos encontramos a un pequeño grupo de gente tocando música, también vieron la escultura de la pata con sus patitos famosa por un cuento de niños, que en esta ocasión aún lucían unos lazos verdes por la pasada fiesta de San Patricio. Durante el verano, entre este parque y el parque Public Garden, situado en uno de los laterales del Boston Common, se representan obras de teatro gratis.

parques-boston-common-y-public-garden

En el Boston Common comienza el llamado Freedom Trail, al que podríamos traducir como “Camino de la Libertad”. El Freedom Trail es un camino hecho con ladrillo rojo de unos cuatro kilómetros de largo y que conecta 16 lugares históricos de la ciudad. El recorrido es curioso y aunque se puede hacer en un día, yo te recomendaría que te tomes tu tiempo. De esta manera, podrás aprovechar y parar en muchos de los lugares por los que pasa el camino, entre ellos la Iglesia Old Town en el barrio The North End, el más antiguo de la ciudad y actual barrio italiano de Boston.

Uno de los días de nuestro viaje estuvo lloviendo así que nos subimos al metro, para deleite de los peques, y llegamos al barrio de Back Bay, en una de las orillas del río Charles. Allí comimos en un restaurante famoso por sus langostas, el Legal Sea Foods, que se encuentra dentro del Prudential Center, un centro comercial con techos acristalados que te hace sentir que estas paseando por la calle de lo luminoso que es. El Legal Sea Foods se puede encontrar también en otros sitios de Estados Unidos.

Muy cerca, en el mismo Back Bay, está la Trinity Church, iglesia del siglo XIX. En uno de sus laterales, reflejando toda la belleza de la iglesia, se encuentra la Torre John Hankock (también aquí tienen una torre llamada así como en Chicago). Visitar esta iglesia es gratis y realmente merece la pena.

reflejo-iglesia-trinity-torre-hankock-boston

Gracias a una recomendación, nos acercamos a la Biblioteca de Mary Baker Eddy y la Iglesia de la Ciencia Cristiana, a pocos metros de la Trinity Church. Ambos edificios son dignos de visitar, en particular, la biblioteca, que acoge el Mapparium: un globo terráqueo de tres pisos de altura hecho de vidrieras de colores representando los países. Para verlo tienes que entrar por un puente interior, una vez en el puente puedes disfrutar de los llamativos colores y comprobar las cualidades acústicas tan increíbles del lugar. No esperéis encontraros una representación actual del mapa ya que esta biblioteca se construyó en 1935, pero es una experiencia única.

iglesia-ciencia-biblioteca-mary-baker-eddy-boston

En este barrio también se encuentra el Museo Isabella Stewart Gardner. Un palacio veneciano con un patio interior precioso, construido exclusivamente para alojar su colección de arte.

También en metro llegamos a la ciudad de Cambridge, al otro lado del río Charles donde se encuentran las universidades de Harvard y del MIT. Cuando el metro cruza el río, ofrece unas de las mejores vistas de Boston. En Cambridge paseamos por los jardines de Harvard donde los peques se dedicaron a correr de un edificio a otro. Podríamos haber hecho un tour por la universidad, ya que los ofrecen gratis, pero quizás ya hubiera sido demasiado con los niños. “Harvard Square”, la plaza de Harvard, es un lugar lleno de vida, no importa la estación del año en la que la visites. Tiene un montón de restaurantes y tiendas y muchas tardes de verano se puede disfrutar de música en directo allí en la misma plaza.

vistas-boston-desde-metro

Cerca de Harvard Square comimos en el restaurante Border Cafe, con comida tejana mejicana criolla, toda una combinación. Un lugar de solera de la zona, donde además de comer muy bien nos acomodaron perfectamente con los niños.

Otros lugares que yo visitaría con los peques de los que no hayamos hablado ya, podrían ser el Acuario New England, el Museo de la Ciencia y el Fenway Park, casa del equipo de beisbol de la ciudad, los Rex Sox. Como atracción para grandes y pequeños, no os perdáis un tour en los famosos Boston Ducks. Una especie de camión anfibio que no sólo te pasea por las calles de la ciudad que además se mete en las aguas del Río Charles, ofreciéndote unas vistas asombrosas de Boston.

boston-duck-camion-barco

Continue Reading 3

El Conejo de Pascua. Easter Bunny

El Conejo de Pascua. Easter Bunny

Hola hermanita,

La Semana Santa ya llegó y con ella, aquí en Estados Unidos y en algunos otros países, el Conejo de Pascua (Easter Bunny). Durante las últimas semanas nuestros escaparates han vuelto a cambiar de color y sabor: ahora toca el color chocolate. En muchos centros comerciales y ayuntamientos tienen un conejo gigante para que los niños se puedan hacer fotos. Y el domingo de resurrección, muchos niños se levantarán y se encontrarán con unas cestas llenas de huevos de chocolate que les traerá el Conejo de Pascua.

easter-bunny-conejo-pascua-tiendas

Si lo piensas bien, ¿qué tiene que ver un conejo, que no sólo pone huevos sino que encima son de chocolate, con la Semana Santa? Pues la verdad, nada. La historia viene de Alemania, donde allá por el siglo XIII adoraban a la diosa Eastre de la fertilidad y de la primavera. El símbolo de esta diosa era un conejo debido a su índice tan alto de reproducción… Hasta el siglo XVII no se público la primera historia en la que se hablaba de un conejo que iba dejando huevos escondidos para los niños en el jardín. Y en Estados Unidos el conejo de Pascua no se empezó a celebrar hasta el siglo XVIII, cuando muchos inmigrantes alemanes llegaron al estado de Pensilvania y con ellos trajeron sus tradiciones.

Llegados estos días, algunas de las manualidades que los niños hacen relacionadas con la Pascua son pintar huevos de colores, dibujar conejos de todos los tamaños e incluso hacer pancakes con las formas de huevos o conejos, algo que probaremos a hacer este fin de semana.

easter-bunny-conejo-pascua-chocolate-tiendas

Aquí en los colegios, también muchos ayuntamientos y muchas familias organizan lo que se denomina “la búsqueda del huevo de Pascua” (egg hunting), en la que a lo largo y ancho del jardín esconden huevos con chocolates, otros caramelos e incluso algunos juguetes para que los más pequeños los encuentren. Los niños, y los no tan niños, se lo pasan estupendamente buscando cualquier cosa que puedan encontrar y ponerla en sus cestas.

egg-hunt-busqueda-huevos-pascua

La verdad, es que a pesar que sea una tradición de lo más comercial, los nenes adoran a este conejo y todo lo que les haga feliz, me hace feliz a mí. Algún año te tienes que animar a venir con los peques, les encantará.

Continue Reading 0

Cuando éramos niñas…

Cuando éramos niñas...

Hola hermanita,

Cuando nosotras éramos niñas, la vida era muy diferente a la que viven nuestros niños. Recuerdo pasar horas jugando en la calle sin que nuestros mayores estuvieran encima de nosotros vigilando. Es cierto que no estábamos solos, siempre había algún papa que desde la ventana nos echaba un vistazo de vez en cuando. Jugábamos al escondite, a pillar, a cualquier cosa que se nos pasara por la cabeza. Usábamos más nuestra imaginación, porque era una de las pocas cosas que teníamos para jugar en esos tiempos.

Hoy en día, mis nenes no juegan solos en la calle. Alguno de los hijos de nuestros vecinos lo hace porque nuestro barrio es bastante seguro, pero yo no siento que los míos tengan aún edad para hacerlo, y aunque la tuvieran, seguro que estaríamos con ellos fuera controlando. Aquella libertad que nosotras teníamos ya no existe “gracias” a muchos que han hecho las calles inseguras para los niños.

La televisión que veíamos era, al principio en blanco y negro aunque pronto llegó el color. De aquella sólo teníamos dos canales: la primera y la segunda cadena. Los únicos dibujos que echaban eran por la mañana temprano, antes del cole, y un poco antes de ir a dormir con “vamos a la cama que hay que descansar”. Nosotros teníamos a Marco, Heidi, Vicky el Vickingo, Mazinger Z, La abeja Maya…, dibujos que, en mi opinión, eran más sanos y menos violentos que muchos de los que hoy ofrecen.

abeja-maya-heidi-marco-dibujos-animados

Hoy día, los niños tienen tanto donde elegir en la tele que se vuelven locos queriendo ver todo a la vez. Se saben los personajes de todas sus series de dibujos animados, que son muchos, y puedes comprar desde unos zapatos hasta unas gafas con el “dibujo” de los mismos, algo que fomenta el consumismo más que realmente educar.

La primera vez que vi un ordenador era ya una adolescente. Era un trasto de aquellos gigantes con su pantalla en negro y sus letras verdes. Entenderlo no era tan difícil, pero si se estropeaba tenías que llamar por lo menos a los de la Nasa para que supieran de qué iba. Tampoco teníamos teléfonos móviles o los llamados “smartphones” (teléfonos inteligentes), que lo único que les falta que hagan es ponernos en la cama y arroparnos. En cuanto a los videojuegos, estando ya en el instituto, empezamos a ir jugar a las máquinas de marcianos, pero era un lujo que tampoco podíamos tener todos los días.

maquinas-marcianos

Los niños de hoy, entre las tabletas, los teléfonos inteligentes y los videojuegos, controlan la tecnología de una forma asombrosa. Nena con sus dos años ya sabe ella solita buscar los juegos que le gustan, pasar las fotos y hasta poner videos. Nene, aun no teniendo PlayStation o Wii o nada que se le parezca, cuando se junta con algún amigo que la tiene, domina el aparato rápidamente.

Todo esto, sin hablar de internet. ¿Cómo podíamos vivir en nuestros tiempos sin internet? Pues a base de diccionarios, enciclopedias, periódicos, la biblioteca… Seguro que andábamos más desinformados que lo que estamos hoy día, pero quizás a veces más contentos, ¿no crees? Al menos mis niños siguen yendo a la biblioteca como nosotras hacíamos.

Si hablamos de juguetes, debemos de hablar no sólo de lo diferentes que son ahora, sino también de la cantidad de juguetes que actualmente tienen los niños y que nosotras para nada teníamos. Nuestras muñecas eran de los más normales, una Nancy, unas barriguitas, cuatro vestiditos y disfrutabas toda la tarde. Nuestros hermanos con sus clicks o su pelota iban más contentos que unas castañuelas. Mi Nene, no sería la primera vez que le oigo decir: “me aburro”, con la cantidad de cachivaches que tiene y lo chulos que son. Menos mal que la nena aún está en esa edad en la que se divierte con cualquier cosa.

Y ya por último, aunque seguro que se me quedan mil cosas en el tintero, la música que muchos niños escuchan hoy en día no tiene nada que ver con la que nosotras escuchábamos: Parchís, Enrique y Ana, hasta los Payasos de la tele. Ahora, muchos niños con Justin Bieber, que no le trago, y  Hanna Montana se vuelven locos. Al menos a los míos, de momento como soy yo la que controlo el reproductor de cds, les pongo música de niños, aunque también intento que oigan un poco de todo, así que a Nene le encanta el rock y Nena baila hasta un flamenquito.

Foto: necesitosabatico.blogspot.com

Continue Reading 1

Reusar, revender, reinventar

Reusar, revender, reinventar

Hola hermanita,

¡Qué bueno que hables de la ropa de los niños! Ya te tengo otra caja preparada… Algún día deberíamos de contar aquí qué nos pasó con la primera caja que te envié para los peques.

Yo crecí heredando tu ropa y nuestros hermanos las de nuestros primos… Si les preguntáramos a nuestros amigos, seguro que ellos nos dirían que también algo “heredaron”. Lo que sí es cierto, es que nosotros no teníamos ni mucho menos la ropa que nuestros niños tienen hoy, teníamos lo justo y necesario, ¿para qué más?

Nene no ha tenido mucha suerte a la hora de “heredar”. Al vivir lejos, poco le ha llegado de sus primos, y como los niños de nuestros amigos son más o menos de la misma edad, lo más que hemos hecho es intercambiar pantalones o botas de nieve. Con la edad que tienen mis niños, en este tipo de cosas rápidamente necesitan otra talla más.

Nana ha sido más afortunada; ella tiene a su hermano mayor del que algo le ha caído y algunas amigas nos han ido dado ropa de sus niñas. Así que entre la ropa que nos dieron, más la que ha aprovechado de Nene, su armario es más grande que el mío. Tengo que decirte que cada vez que veo a mis nenes con ropa “heredada” se me ilumina la cara. Siento que de una forma u otra, esto de “heredar” nos acerca más y nos define como la familia que somos.

Respecto a la tienda de segunda mano de la que hablabas, me parece una idea buenísima. Estuve viendo su página web y espero que tengan éxito. Recuerda que yo vivo en el país de las tiendas de segunda mano y de los “garage sale” (ventas de garaje), y aquí todo se reúsa, se revende o se reinventa. Para aquel que no sepa de que van las “ventas de garaje”, aquí en Estados Unidos, llegando la primavera la gente hace limpieza de sus casas y todo lo que ya no necesitan, o ya no usan, lo sacan al garaje y lo venden a quien pase por allí. Te puedes encontrar de todo, desde juguetes, hasta ropa, libros, muebles…

ventas-de-garaje

Con las tiendas de segunda mano, pasa exactamente lo mismo. Venden de todo. Además, hay tiendas de segunda mano a las que les puedes llevar todo aquello que quieras vender y por un porcentaje razonable ellos lo hacen por ti.

tiendas-segunda-mano

Hace poco leí en un blog, un artículo sobre alguien que hablaba de reinventarse. Creo que tal como están los tiempos que vivimos, no sólo es bueno reinventarse a sí mismo para poder sobrevivir, sino que es necesario, y lo mismo pasa con nuestras costumbres. Nuestros niños crecen, como tú dices, y la ropa no, ¿por qué no sacarle un beneficio? De forma similar pasa con las cunas, los cochecitos… si en su gran mayoría se quedan nuevos… ¿no es mejor venderlos que dejarlos en el trastero llenándose de polvo? Uno de los blogs que seguimos, Somos Múltiples, va a poner un tablón de anuncios para venta de cosas de segunda mano. Otra idea genial, porque por medio de este tablón, mucha gente va a conseguir vender aquello que ya no necesita y muchos otros podrán encontrar cosas para sus niños a precios más asequibles. Todos ganan.

Continue Reading 0
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestras cookies