Una escapada a Cantabria

Hola sister,

El pasado fin de semana estuvimos en un sitio maravilloso que merece la pena que conozcáis. Ya sabéis que en España hay lugares que, sin ser destinos turísticos populares, son absolutamente extraordinarios y no dejan indiferente al viajero.
Por ejemplo, la provincia de Cantabria tiene lugares muy conocidos a los que cada año acuden miles de turistas, pero también hay joyas que están un poco más escondidas que tienen un encanto especial.

Vistas-Cantabria

Teníamos muchas ganas de conocer la comarca en la que se encuentra Novales, “el pueblo de los limones”, y por fin pudimos organizar una pequeña escapada. Nada más llegar, nos quedamos impresionados al comprobar que efectivamente está toda la zona llena de limoneros que se van viendo desde el coche. Además, según nos dijeron los autóctonos del pueblo, no hay una época especial para la recogida y se cultivan durante todo el año. Podéis imaginaros el escenario que resulta entre el verde de los árboles y el amarillo limón; es realmente precioso.

limones-cantabria
Siempre nos ha gustado viajar y descubrir nuevos sitios, algo que es muy fácil habiendo tantos lugares maravillosos por el mundo. Lo que ya no ha sido tan sencillo desde que nacieron los niños, ha sido poder movernos tanto como nos hubiera gustado, entre otros motivos, por la dificultad para encontrar alojamientos adecuados para los cuatro. Recuerdo que en su día, encontrar una habitación con cama de matrimonio en la que además nos pusieran dos cunas era algo que llevaba un buen tiempo de búsqueda . Y desde que necesitamos camas supletorias, las habitaciones cuádruples en las que además de dormir podamos caminar sin tropezar continuamente, tampoco abundan, la verdad.

Pero esta vez hemos acertado de pleno. Gracias a una caja regalo que teníamos de Kiddy’s World elegimos el alojamiento perfecto para los cuatro: se llama Posada La Busta y se encuentra muy cerca del pueblo limonero y a pocos kilómetros de la capital de la provincia, Santander.

Fachada-Posada-labusta

Nada más llegar nos recibió amablemente Beatriz, la persona que está al frente del establecimiento, y nos mostró la habitación que íbamos a tener durante la estancia. Como podéis ver, además de las amplias camas y la decoración cuidada que tiene, lo que también aseguramos fue no tropezar ya que había espacio suficiente para convivir los cuatro. ¡Una gozada!

habitacion-cuadruple-posada

Las camas además de amplias son muy cómodas y se nota que se eligieron buscando esta comodidad para el huésped. Los detalles de las habitaciones y del establecimiento en general se han elegido con mucho gusto y en consonancia con un alojamiento de este tipo.  Ya solamente los nombres de las habitaciones son muy sugerentes e invitan a conocerlas: Las Sirenas, Los Nuberos, El Duende Zahorie, La Reina Mora… La nuestra se llamaba Los Espumeros, y los niños enseguida se sintieron como en casa.

cama-ninos-posada

Nos enseñaron algunas habitaciones que estaban disponibles y mi hija se quedó hechizada con ellas; ya quiere volver otro fin de semana para poder dormir en una diferente.

Sin duda, tal y como anuncian en su página web, es el lugar ideal para descansar en plena naturaleza. En la Posada La Busta nos indicaron varios sitios de interés para que eligiéramos la ruta que más nos apetecía. Estuvimos en Barcenaciones, un pueblo galardonado con el premio Pueblo de Cantabria hace unos años, conocimos Bárcena Mayor, un lugar muy pintoresco en la comarca del Saja, y por supuesto, Novales y sus limones.
Estuvimos también en La Fuentona de Ruente, un lugar de enorme belleza y con una leyenda particular de un hada que corta el agua a su antojo. Es un paraje encantador que merece la pena conocer.

lafuentona

Y después de haber hecho un pequeño recorrido por estos lugares, una buena cena norteña y a descansar; viajar está fenomenal pero hay que reconocer que también cuando terminan las jornadas todos estamos agotados. Por la mañana, nada mejor que un buen desayuno para salir de nuevo a conocer el entorno.

desayuno-posada-labusta

Nos informaron de otros muchos sitios de interés: entre otros, el Museo de la Naturaleza de Cantabria, en general cualquier zona del Valle del Cabuérniga y por supuesto, una visita al Parque de Cabárceno que aún la tenemos pendiente. En esta ocasión no tuvimos tiempo suficiente, pero algún día llegará el momento. En cualquier caso, viajando con niños pequeños es importante tener varias opciones preparadas y dejar poco espacio a la improvisación, aunque esto sí que es una opinión personal fruto de mi experiencia viajera.

Lo único que pedimos para nuestro próximo viaje a este hermoso lugar es un poquito más de sol, algo que probablemente nos dará otra perspectiva diferente de esta maravillosa zona cántabra. Quizás si estáis por aquí os podéis animar y venir con nosotros. ¡Os encantará!

, , , ,

COMMENTS

  1. CARMEN 11 junio, 2017 at 1:30 pm #

    Totalmente de acuerdo contigo, estuve con mi familia hospedada también en La Posada La Busta y nuestra sensación fue de comodidad y ambiente hogareño, mi hija de 8 años quedó fascinada de la habitación amplia y cómoda que tuvimos, de la casa en general y especialmente le gustó el desayuno. Lugar recomendable tanto para familias como para parejas sin hijos.

    • Sofia 12 junio, 2017 at 2:00 pm #

      Muchas gracias por tu aportación Carmen. Las cosas buenas hay que compartirlas…Y las menos buenas intentar que pasen pronto :)
      Aportación filosófica de lunes. Un abrazo

  2. SILVIA 12 junio, 2017 at 10:41 pm #

    Maravilloso lugar!! Estoy deseando volver. Perfecto para niños y familia. Casa fenomenal y los propietarios encantadores. Un placer!!

    • Sofia 13 junio, 2017 at 10:54 am #

      Gracias Silvia por tu comentario. No tengo duda de que hay más gente como nosotras que piensa de forma parecida :)

Deja un comentario

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestras cookies