Una lámpara de Ikea

Hola sister,

Nos ha pasado algo surrealista con Ikea, o al menos así lo hemos vivido. Compramos una lámpara hace un par de años aproximadamente, concretamente el modelo Stockholm y el mes pasado se fundió la bombilla. Hasta aquí normal, o al menos dentro de las posibilidades que tienen las lámparas…

lampara-de-ikea

Nos pusimos a mirar como cambiarla y ninguno de los dos, ni Perico ni yo fuimos capaces de saber cómo hacerlo. No somos muy espabilados para estas cosas (para otras sí), así que pensamos que tendría algún “método de cambio” avanzado que desconocíamos. A partir de aquí fueron desfilando amigos por casa y les íbamos poniendo a prueba con la lamparita. La miraban de arriba a abajo con el mismo desconcierto que nosotros y ninguno de ellos averiguó tampoco como se cambiaba la bombilla.

Aprovechando nuestra última visita al centro comercial en cuestión, nos llevamos apuntado el modelo para que los señores de amarillo nos resolvieran “el misterio de la lámpara”, a estas alturas ya bautizado así en nuestro círculo, y ahí llegó nuestra sorpresa: ¡La lámpara Stockholm no tiene recambio de bombilla!

Como nos costaba creerlo nos fuimos a ver a los señores de amarillo de atención al cliente, departamento muy frecuentado últimamente en mi casa en las diferentes versiones que ofrecen las empresas para contrastar la información, y sí, nos confirmaron que esto era así y que por este motivo (no tener recambio), se ofrece una garantía de cuatro años (así lo explican en el folleto). Sí, sí, que te dan una nueva si falla en los cuatro años siguientes a la compra… Qué majos, ¿no?

Solo hay un pequeño problema; que no guardamos el ticket, requisito indispensable para que te entreguen una nueva. ¿Cómo no se nos ocurrió guardarlo? Debemos ser los “únicos” que no guardan los tickets durante años y que tampoco se leen los folletos cuando compran cosas en Ikea, porque clarito lo explican en ellos… ¡Qué torpes hemos sido!

Como Perico con estas cosas se viene arriba y le entran ganas de llegar a los tribunales europeos si hace falta, envió una queja al Sr.Ikea para explicarle que habíamos sido unos inconscientes al no haber guardado el ticket (no quiso contar una milonga diciendo por ejemplo que había sido un regalo), y el Sr. Ikea amarillo mayor nos ha contestado que sin el ticket tururú que te di, pero que nos agradecen el comentario bla,bla,bla…

carta-de-Ikea

En fin sister, que ahora tenemos un perchero muy mono. Ya sabes, hágaselo usted mismo.

Foto de la home: www.algodiferente-carolsarai

, ,

COMMENTS

  1. Borja 28 diciembre, 2014 at 7:31 pm #

    Hola. En casa compartimos el mismo misterio de la lámpara. Hemos visto que en la descripción de Ikea pone que la bombilla va integrada y no se puede cambiar y buscando ante nuestra incredulidad nos hemos encontrado con este post. Nosotros aún estamos con la boca abierta. Como no se nos ocurriría guardar el ticket 4 años con la cantidad de lámparas que hay con el mismo problema? En fin, mal de muchos consuelo de tontos dicen.

    • Sofia 28 diciembre, 2014 at 10:58 pm #

      Ya ves Borja, compartimos misterio de la lámpara pero ya no la lámpara en cuestión…acabamos tirándola a la basura!! La parte buena de todo esto es que ahora nos miramos mucho más las cosas que conpramos y su vida útil…Ánimo con el perchero si os animáis a tenerla con vosotros una temporada!

  2. Anayoscar 12 marzo, 2016 at 9:09 pm #

    Nos ha pasado lo mismo……que simpáticos …..y el ticket….otro misterio😱😱😱😱😱😱

    • Sofia 13 marzo, 2016 at 8:46 pm #

      Ya ves, pero se aprende con todo y con esto desde luego hacer una compra en casi cualquier tienda se ha convertido en una recopilación de facturas y unas cuantas preguntas previas antes de…

Deja un comentario

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestras cookies